Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
   
Todo sobre mi Bebé
Portada >> La lactancia >> Horarios
La lactancia
Fundamentos de la lactancia materna Fundamentos de la lactancia materna
Cómo poner al bebé al pecho Cómo poner al bebé al pecho
Posturas para dar de mamar Posturas para dar de mamar
Horarios Horarios
Duración de las tomas Duración de las tomas
Uno o dos pechos por toma Uno o dos pechos por toma
Necesidad de ayuda o suplemento de leche Necesidad de ayuda o suplemento de leche
¿Tiene suficiente? ¿Tiene suficiente?
El peso El peso
Cuidados y problemas de los pechos Cuidados y problemas de los pechos
Alimentación y precauciones de la madre que da de mamar Alimentación y precauciones de la madre que da de mamar
Extracción y biberones de leche materna Extracción y biberones de leche materna
El destete El destete
Lactancia artificial Lactancia artificial
Preparación de los biberones Preparación de los biberones
Abuelos
HORARIOS
Imprimir

Horarios

Ni el pecho ni el biberón deben tener horario, o al menos lo prioritario no ha de ser el reloj, sino el apetito y las necesidades del bebé, que varían en cada niño y un día a otro, dependiendo de su naturaleza, de su peso y de su edad, y que lógicamente precisan satisfacer con frecuencia distinta según la cantidad que encuentren en cada toma y según sigan lactancia materna o artificial.

Posturas para dar de mamar
En este sentido, no hay que confundir lo normal con lo frecuente. Pasados los primeros días, la mayoría de bebés piden aproximadamente cada tres horas, día y noche, y a partir del mes van espaciando las tomas, especialmente la nocturna, que llega a saltarse alrededor del segundo mes. Pero lo normal no es darles cada tres horas ni cada tres y media, sino cuando tengan hambre, porque un niño, por su peso o por su constitución, o porque necesite mucho más alimento para recuperarse de una carencia previa, puede necesitar comer mucho más y más a menudo que otro. Y, desde luego, si durante los primeros días de vida o en cualquier otro momento encuentra menos de lo que desearía, la forma de compensar es aumentar la frecuencia, con lo que además, indica así a la madre que debe producir más leche o preparar un biberón más grande. A la inversa, un niño que encuentra leche abundante desde el principio y cuyo estómago es capaz de admitirla en grandes cantidades, puede espaciar las tomas mucho más pronto.

Al principio, y muy especialmente con lactancia materna, no debe hacerse el menor intento de adaptar el bebé a un horario. Con el paso del tiempo, las tomas siempre se van espaciando, pero además es posible entretenerle para que se vayan haciendo más regulares y acomodarle a un horario, que en todo caso, será flexible. El horario rígido es incompatible con la lactancia materna, pero aun con biberón, nunca se debe hacer esperar a un bebé que llora de hambre.

De todas formas, con lactancia artificial el planteamiento es distinto, porque con una oferta inmediata de leche ilimitada es fácil aumentar el volumen de biberón para tratar de disminuir la frecuencia de tomas. La práctica más habitual es ofrecerles, de los diez a los treinta días, 90 mililitros de leche cada 3 horas, aumentando luego a 120 ml cada 3 horas o a 150 ml cada 4 horas, según la tolerancia y preferencia de cada bebé. Y a partir de ahí, cuando se acaban completamente todos los biberones y no aguantan el tiempo deseado, no hay inconveniente en prepararles biberones mayores.


Posturas para dar de mamar
Pág. 4 de 15
Duración de las tomas


 
Preparativos
En el hospital
Vuelta a casa
La lactancia
Cuidados generales
Desarrollo psicomotor
Problemas y enfermedades
Vacunas
Primeros auxilios
  GUÍAS PRÁCTICAS
 
Ver todo sobre:
Educación
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski