Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
   
Todo sobre mi Bebé
Portada >> Problemas y enfermedades >> La muerte súbita del lactante
Problemas y enfermedades
El llanto El llanto
El cólico del primer trimestre o del lactante El cólico del primer trimestre o del lactante
Fiebre Fiebre
Motivos de consulta urgente Motivos de consulta urgente
La costra del lactante La costra del lactante
Dermatitis del pañal Dermatitis del pañal
Estreñimiento Estreñimiento
Regurgitacines y enfermedad por reflujo Regurgitacines y enfermedad por reflujo
Vómitos Vómitos
Diarreas y gastroenteritis Diarreas y gastroenteritis
Resfriados, otitis y conjuntivitis Resfriados, otitis y conjuntivitis
Bronquiolitis, bronquitis y asma bronquial Bronquiolitis, bronquitis y asma bronquial
La muerte súbita del lactante La muerte súbita del lactante
La muerte súbita del lactante
LA MUERTE SÚBITA DEL LACTANTE
Imprimir

El síndrome de la muerte súbita del lactante se define como el fallecimiento inesperado e inexplicable de un bebé, que absolutamente sano cuando se le acostó en la cuna, es hallado muerto en ella sin que la autopsia encuentre causa alguna.

Ésta es una de las más dolorosas y devastadoras experiencias que se pueden sufrir, en la que al desconsuelo de una pérdida tan inesperada como cruel, se añade el desconcierto de que nadie pueda ofrecer una explicación a lo sucedido, pues a pesar de las numerosísimas investigaciones que se vienen efectuando, sigue sin conocerse la causa de esos fallecimientos. Sin embargo, lo que sí han descubierto estos estudios son los factores que aumentan el riesgo de que un bebé lo padezca, y entre ellos destaca la postura en la que duerme, que es hasta catorce veces superior entre los que lo hacen boca abajo.

Las campañas informativas que se iniciaron al demostrarse esta relación, han hecho popular un problema que no es nuevo ni probablemente más frecuente que antes, pero que con la disminución de la mortalidad infantil por otros motivos se ha hecho más aparente, hasta el punto de que en los países desarrollados es la primera causa de mortalidad entre los 30 días y los 12 meses de edad. Por otro lado, hasta no hace mucho, los bebés dormían muy a menudo en la misma cama de sus padres y cualquier fallecimiento inesperado era atribuido a la asfixia que inadvertidamente le habrían provocado ellos mismos.

Según datos publicados por la Asociación Española de Pediatría en el año 2000, el síndrome afectaba en este país a uno de cada 1.000 lactantes. En Navarra, pionera en su prevención, los casos bajaron de 1,34 por cada 1.000 nacimientos antes de 1994 a 0,44 en 1999, cuando habían logrado que los bebés que dormían boca abajo pasasen de ser un 86% a un 23%.

Pero ni la postura ni otras circunstancias que se han demostrado relacionados con la muerte súbita son su causa, que sigue siendo desconocida y que probablemente no sea única. Se cree que sólo algunos niños nacen ya con el riesgo de padecerla, quizá por alteraciones en los centros del sistema nervioso que regulan la respiración y el funcionamiento del corazón, pero al no ser posible identificar exactamente esos niños vulnerables, las medidas de prevención deben aplicarse a todos. Éstas son:

Acostarles a dormir boca arriba.

Salvo indicación médica expresa, los bebés deben acostarse boca arriba durante los primeros seis meses de vida. A partir de esa edad, la muerte súbita es ya mucho más rara y no hay pruebas de que para entonces tenga relación con la postura.

Cuando el bebé ya es capaz de darse la vuelta y espontáneamente se pone hacia abajo, no parece que sea necesario volverle a poner boca arriba.

Los reflejos de un lactante sano impiden que aspire la leche que pueda devolver estando boca arriba y los fallecimientos por aspiración no han aumentado desde que se les hace dormir en esa posición.

El riesgo de muerte súbita sólo existe durante el sueño y es mayor por la noche, de modo que mientras están despiertos es incluso recomendable que pasen ratos boca abajo.

Evitar el tabaco desde antes del nacimiento.

Tanto el tabaco que fume la madre durante el embarazo como el humo que el bebé respire luego aumentan la posibilidad de que sufra una muerte súbita.

No abrigarle en exceso.

El sobrecalentamiento también se ha relacionado con este síndrome; hay que evitar arroparles demasiado o tener la calefacción muy alta, especialmente cuando tienen fiebre.

Evitar colchones y almohadas blandos y ropa suelta.

La reinhalación del aire que espira el bebé es uno de los mecanismos que actualmente se estudia como posible mecanismo de la muerte súbita; en un reciente estudio se ha demostrado que alrededor del 20% de los bebés fallecidos por su causa tenían la cabeza cubierta por la ropa de la cama. Se ha demostrado que las vacunaciones no aumentan el riesgo de síndrome de muerte súbita en el lactante, aunque lógicamente aparezcan relacionadas en el tiempo.


Bronquiolitis, bronquitis y asma bronquial
Pág. 13 de 13


 
Preparativos
En el hospital
Vuelta a casa
La lactancia
Cuidados generales
Desarrollo psicomotor
Problemas y enfermedades
Vacunas
Primeros auxilios
  GUÍAS PRÁCTICAS
 
Ver todo sobre:
Educación
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski